4 de diciembre de 2014

Como agua de diciembre

Yo querría ser agua, el agua con que acompañas tu vida.
La lluvia mansa que bese tus mejillas y anide en tus pestañas.
La corriente marina que te sostenga a flote, quiero ser la ola que te empuje hacia lo alto
Quiero ser el lago en que bucees,
El agua que refresque tu frente en llamas, el té hirviente que se deslice por tu garganta y te haga entrar en calor.
Querría ser el murmullo del arroyo que te adormece, la fuente termal que te abrigue, el géiser que te maraville.
Los copos helados que con la boca trates de cazar al vuelo, el aguanieve que en su lenta caída te mantenga hipnotizado por horas.
El sudor que emane de tus poros. El agua tibia que limpie cada parte de tu cuerpo.
El hielo que hagas crujir entre tus dientes y te fuerce a reír.
La niebla helada que se cuele hasta lo más profundo de tus huesos. Quiero ser la inmensidad del mar, ése mar azul con el que sueñas y al que siempre deseas volver.


Todo eso querría yo ser. Porque para mí tú ya lo eres, porque tú me sacias. Porque eres el agua con que acompaño mi vida.

1 comentario:

Alba Rodríguez Rodríguez dijo...

Hola persona, escribes muy hermoso, solo lo digo, por si no lo sabes.
y porque a veces no hay que dar todo por sentado, a las personas nos gusta que nos alaben, no solo que nos digan nuestros defectos, y supongo que tu caso no será distinto. :)