8 de abril de 2010

Habría que pensar en esto

La televisión es el instrumento de control de masas por excelencia. Ahora piensas: “Uuf, anda que no habré leído yo veces esta frase…”

Pues atento: de cada diez personas que lean esto, sólo una se habrá parado alguna vez a meditarlo detenidamente. Piénsalo: un instrumento de control. Es perfecta para llevar a los borregos a un mismo redil, sin ovejas desbocadas que piensen más de lo necesario. Publicidad, sensacionalismo; son las dos claves del control. Modas, éxito, felicidad: lo que más nos toca. Nos tienen atados.

En televisión, casi (y digo casi) todo lleva a una sola cosa: no pensar. Apaga la tele un minuto, detente en la frase que abre este artículo, piensa en ella. Quizá tengas suerte, y seas una de esas personas que prefieren un buen libro a una hora de Caja Tonta (¡qué gran nombre!).

Me resulta incomprensible cómo alguien puede pasarse horas y horas frente a esa pantalla, tragándolo todo sin moderación, sin pensar si esta noticia es relevante, o en qué valores se está educando a mi sociedad, o si voy a sacar algo bueno de ver este programa… Sería en verdad genial que la gente tuviese inquietudes, ideas propias, afición por la lectura, gusto de aprender por aprender… Disculpad, ya vuelvo a soñar despierta... me voy a ver Gran Hermano, a ver si se me pasa.

5 comentarios:

GAFAS DE COLORES dijo...

"Sería en verdad genial que la gente tuviese inquietudes, ideas propias, afición por la lectura, gusto de aprender por aprender…"
Ojala la gente despertara de su comodidad de vida en la que le dan todo hecho. Con lo divertido que es tener ideas propias.
Como siempre, me encanta lo que escribes. =)

Antonio dijo...

JAJAJAJA Me gusta la puntilla final :P Pero ten cuidado, un día de estos tendremos el libro de gran hermano con "todo aquello que ustedes no fueron capaces de tragar" XD

I.D. dijo...

Las grandes cosas se hicieron sin Televisión (pregútenle a Einstein, Hegel o cualquiera de esos "pensadores").

De todas maneras...
La televisión anestesia. Ya no es tanto quién lo necesita, si no... ¿Tú lo necesitas?

Yo, no.

La niña de la boina rosa dijo...

jajajaja es genial el toque final, totalmente de acuerdo contigo!

Lt Alim Jah dijo...

La tele te absorbe, siempre que TU quieras.

Donde este un buen libro, o una buena aficion, que se quite la caja de lucecitas diabolicas.